El Multitasker, mi fuerte

Así es que, si no ando en más de cuatro cosas a la vez, o si no tengo “tres sombreros” que malabarear a diario (y no hablo de los malabaristas bohemios de los semáforos), ¿mis chances de sobrevivir en esta selva de hormigón, tecnología y egocentrismo disminuyen?

No soy la única. He escuchado a varios decir: “Me contrataron para esto, y ahora no solo tengo que hacer el trabajo del mensajero sino también el de la secretaria”. Y en serio, pensé ser la única.

Pero casos son muchos y los enterados son pocos. La aptitud –ojo, que no dije actitud- adecuada para sobrevivir en una sociedad desesperada cuya marcha es “a cuero”, es realizar la mayor cantidad de tareas en el menor tiempo posible. Resulta que, no solo le estás abaratando costos a la empresa donde trabajas –o a tu propia empresa, si eres emprendedor- sino que, como persona y profesional, te estás enalteciendo. Tanto así que hasta podrían llamarte imprescindible. Y no lo digo porque en realidad lo seas; nadie lo es… ¡Ni yo lo soy! (Recuerden mi complejo narcisista.) Lo digo porque ahora hay tanto en qué ocuparse, que buscarle reemplazo a alguien se torna agotador y extenuante. Corre, ¡que se va el dinero!

Man, en estos tiempos, uno tiene que ser handyman, utility, autosuficiente y sorprendente porque nuestro fuerte puede ser pintar; qué bonito mezclar los colores, inspirarse y echarle al canvas… ¿pero quién te vende la pieza? Piénsalo un poco. Apostaría a que preferirías invertir en ganar tus propios conocimientos, que en otra persona que pueda hacerlo por ti un rato y luego decida irse a robarte la idea o vendérsela a tu competencia.

¿Discando?, marzo, 2013.

Recuerdo mi primer trabajo. Uno de mis primeros assignments fue organizar 200 plumas, 200 paraguas -que estaban metidos en un depósito que solo se distinguía de Cerro Patacón porque no olía a basura- y algún otro artículo promocional que ya ni recuerdo para regalar en una activación de mercadeo. Otro día, tuve que ir a un centro comercial que, digamos, no era mi fuerte, sino El Fuerte y, en muchos sentidos, era lejano a mí (nunca había manejado sola por San Miguelito); tenía que comprar 20 camisas con tallas específicas para hombre en color naranja o kaki para un grupo de concursantes que tocaban acordeones.

Otro buen miércoles de lotería, me encontré con la sonrisa congelada sosteniendo un dulce conmemorativo al cumpleaños de uno de los canales de la empresa frente a la transmisión en vivo. Y ni hablar de aquella vez que tuve que hablar en la radio cuando supervisaba una actividad promocional en varios puntos de la ciudad.

¡Ah! Y la vez que nos quedamos flat en la Interamericana camino a Chorrera custodiando el disfraz de la mascota del canal. Todo sin contar las veces que tuve que asistir a varios invitados que llegaron al canal, entre ellos, un periodista insoportable y un boxeador que siempre pensé era nicaragüense por su original apodo.

Y luego, me ponían a participar de reuniones serias y hacía reportes serios. Hasta mandé órdenes de promociones y demás. En fin, hoy me pregunto: ¿qué hubiese pasado si no hubiese podido hacer todas esas cosas sin manifestar mi real cabreo? Nada. Simplemente me botan y consiguen a otro que lo haga.

Y es así. Aquí la idea es plantearse un norte y emprender rumbo sin más dilación. Si quieres soltar tu frustración, búscale el “silver lining” como hizo Pat.

Ahora mismo trato de ponerle un orden lógico a los 5 sombreros que intento llevar puestos. A veces cometo errores garrafales de moda, combinándolos con el outfit equivocado, pero ey… Si Joan Rivers no me ha detonado, sigo vistiéndolos, hasta que llegue un punto en que me invite a su programa para destruir, sin pelos en la lengua, a aquellos que siguen en la lucha por combinarse bien.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s