Un Renacimiento en 2014

Word tarda más de lo necesario en abrir y se me olvida lo que iba a escribir segundos antes que decidí abrirlo. La canción de Beyoncé, “XO”, me tiene un poco transportada a ese momento de euforia que vive con todos los locales en Coney Island. Se ve tan radiante y tan feliz. ¿Y saben qué es lo mejor? Que me lo transmite. Y eso debemos agradecerle a la música y a los artistas que sí valen la pena. Su capacidad omnipotente de transmitir emociones lindas -y más normales en todos nosotros de lo que nos atreveríamos a decir- es infinito. Volteo el brazo y miro mi tatuaje, “be infinite”. Claro, tenía que ser.

Me he dado cuenta de que en esta época en la que vivimos – no, esperen… Yo diría que estamos parados en medio de una frontera, con un pie en un país distinto. Estamos en una especie de Renacimiento y se lo he comentado muy intensamente a personas en quienes veo el potencial de entenderlo y ojalá hasta de repetirlo a aquellos terceros de quienes perciban lo mismo. Y esto me provoca gritarlo a todo pulmón: “¡Estamos renaciendo! ¡Estamos haciendo historia! ¡Seremos esa época que nuestros tátara-tátara-tátara-tataranietos estudiarán siglos adelante sobre cómo trascendió la forma de pensar y operar de la humanidad!”.

El creciente entendimiento actual de que las personas homosexuales tienen los mismos derechos y están igualmente en lo correcto o en lo equivocado que las personas heterosexuales, la legalización de la marihuana y cómo esto ha resultado en que nos cataloguemos como una sociedad “hippie” -entendida hoy día como “hipster”- que solo disfruta de mejor marihuana que los productores de los baby boomers, las ganas de ser una persona saludable tanto física como emocionalmente, las ganas de descubrirse a uno mismo y de vivir todo lo que pueda además de esforzarse por ser la mejor persona que pueda ser, la disminución de matrimonios e hijos, la comunicación e información que tenemos a nuestra disposición galore…

Este tipo de libertad no la han tenido muchas épocas, y ni sabemos si en un menos de un siglo la sigamos teniendo siquiera. Así que propongo que atesoremos este momento en que nos encontramos, y que luchemos por seguir en este camino tan bonito por muchos siglos más.

Acepto el reto que tenemos. Y confieso que aún no sé exactamente cuál es la formal cabal de proceder, pero tengo la mente y todos lo sentidos alertas… ¡Para allá vamos!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s