Solo tengo sencillo, ¿te sirve?

¿Cuál es el big deal de estar en tus 20?

Tengo la costumbre de entrar todas las mañanas a una de mis páginas favoritas: Elite Daily. Sus artículos son relevantes y a veces hasta me consuelan con que no soy la única looney por mi forma de pensar, de guillarme y de actuar. Y tras varias lecturas diarias he llegado a aceptar que todo lo que me sucede se liga a que caigo dentro de esa desacreditada y controversial categoría llamada Millennials. Y es un estereotipo que por primera vez no me molesta recibir. Siempre y cuando siga justificando mis fallos y trabas, claro. Solo bromeo… Un poquito.

Somos unos descarados por naturaleza, ¿no? Si los demás lo hacen, yo también. Si pierdo mi trabajo, consigo otro. La ley del mínimo esfuerzo. Wikipedia. Documentar en vez de experimentar. Pereza. Narcisismo. Egocentrismo. Yo, yo, yo, yo y yo. “Yo me lo merezco”. ¿Pero qué somos en realidad?

Muchos, en especial la generación que nos precede, temen que terminemos por destruir lo que queda de la sociedad. Alegan que somos incapaces de ponernos en los zapatos de los demás y que somos unos egoístas que vivimos metidos en nuestras propias cabezas.

Pero entonces, ¿por qué nos preocupa tanto llevar la vida más correcta que podamos? ¿Por qué tenemos tanta sed de aprender y de vivir hasta que no haya otra opción más que morir? ¿Por qué vemos con tristeza e impotencia a nuestros hermanos venezolanos, muchos de ellos Millennials, arriesgando la vida por luchar para tener un país justo?

Honestamente, no pienso que sea nuestra culpa que hayamos quedados atrapados teniendo que emprender y producir dinero en un momento de escasez y crisis financiera. Nos ha tocado, por fuerza, tener que tirar puñetes en una época en que ya las entradas al cine no cuestan $2.50 ni los paquetes de cigarrillos $1.10. Se cosecha lo que se siembra… ¿Y quién lo sembró? Empieza con baby y termina con boomers.

Ahora, con esto no propongo una guerra de generaciones. Eso tendría tanta utilidad como no votar en las elecciones presidenciales que se avecinan en Panamá. Lo que propongo es respeto y entendimiento. Es vital tener consciencia y escuchar tu historia, la mía y la de los demás. Ya sea que pienses que los 30 son los nuevos 20, o que te sientas presionado de que en tus 25 ya no tienes excusa para comportarte bajo el lema YOLO, lo fundamental es que jamás perdamos nuestra capacidad de análisis ante los dilemas existenciales que se nos presentan.

Tolerémonos entre todos. Creo que este es un momento en que no debemos desesperarnos ni tener que calmar tanta ansiedad con pastillitas por todo lo que nos toca sembrar ahora para que la próxima generación pueda cosechar frutos más dulces y nutritivos más adelante.

Afterall, se trata de echar pa’ lante. (Y, por Dios, aclaro que no hago referencia al slogan político de uno de los candidatos a presidente en Panamá. Antes muerta que caer en aquel punto sin retorno llamado política.)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s