Tú.

IMG_3531 copyBebé, bebinina, bebitina, María, Ale, María Alejandra. No importa cómo te llamaba, al final del día, tú siempre me respondías.

Sentada escucho las olas del mar y sé que por aquí en algún lado estás. El viento fresco de las tardes y noches de diciembre me avisan que el verano ya está entrando. Estos atardeceres de fuego y las calles llenas de carros… Cómo te hubiesen gustado estos días, a excepción de los carros, claro está. A ti, que tanto te gustaba ir a la playa, siempre al mando del volante, manejando por horas y horas sin pensar. Y yo de copilota, siempre pendiente de la música que tanto nos unía, y del Waze, que nos avisaba sobre los policías y nos daba el pronóstico del tranque kilómetros más adelante.

Ya han pasado dos semanas y todavía me parece increíble que ya no estés aquí. Es como si me hubiesen quitado el suelo y aún sigo cayendo, ya acostumbrada al vértigo, pero aún sin saber dónde voy a aterrizar. Veo fotos tuyas y me imagino viéndolas algunos años más adelante, suspirando con una sonrisa llena de melancolía, recordando la increíble persona que fuiste, y diciendo: “Ale…”

IMG_3538 copy      Nos conocimos en junio de 2010. Tiempos del Mundial, tiempos en los que descubrí qué me hacía feliz. Fue hace casi 5 años. Y todavía recuerdo cómo me sentía en esos momentos. Era como si fuésemos dos adolescentes descubriendo lo que era enamorarse de verdad. No pasó ni un mes y, un 11 de julio en nuestra cabañita en La Cholita en Isla Grande, decidimos estar juntas de esa fecha en adelante. Me dedicaste canciones como “Algo Contigo” de Vicentico y “I’ll Be Here A While” de 311. Y ni hablar de Cultura Profética: La Complicidad era tanta.

La verdad es que no salíamos mucho; lo nuestro era tabú y te aterraba lo que la gente pudiera pensar. Pero recuerdo cómo me acogieron en tu casa. Y recuerdo cómo te acogieron en la mía. Las personas que importaban, ellas siempre nos dieron su más profundo amor y apoyo. Recuerdo hasta cuando viví en tu casa un par de meses, hasta que finalmente conseguí un apartamento, un lugar donde vivimos y creamos los más lindos recuerdos. Un nidito de amor donde aprendimos lo que era convivir y amar las fallas y las virtudes. Allí aprendí a lavar, a limpiar un inodoro y a cocinar pastas y pancakes. Cómo te encantaban los pancakes…

Gracias a ti descubrí lo que era amar a una familia. Gracias a ti descubrí lo importante que era ser humilde. Tú te hacías amiga desde el bien cuidado hasta de la Primera Dama de la República. Y cómo te costó contarle a tus amigas. Pasaron casi dos años hasta que finalmente les fuiste soltando la noticia, que ellas obviamente ya sabían. Las famosas y maravillosas Peps. Me hubiera encantado poder conocerlas un poquito más.

Contigo conocí a muchas personas maravillosas que sé que conservaré y llevaré en el corazón el resto de mis días: Alejandra, Teresa, Eduardo, Jorge, Luis Alberto, Piera, Fausto, Kristina, Sebastián… En fin, personas muy importantes que jamás dejaré en el olvido. Y que compartieron junto a nosotras momentos honestos y muy especiales.

IMG_2332 copyContigo aprendí lo que es amar. Contigo aprendí a no ser “tan” egoísta. Contigo maduré y alcancé cosas que jamás hubiese pensado. Siempre estuviste a mi lado, en las buenas y en las malas. Y cómo peleábamos. Si una pareja convencional pelea, dos mujeres con esa semana del mes sincronizada era el fin del mundo. Pero así como eran intensas nuestras peleas, así era intenso nuestro amor. Y el fin del mundo ni sabía.

IMG_3325 copyDesde tu partida el 5 de diciembre, todos los días me despierto deseando que todo esto fuera solo un mal sueño. Pero… No solo no me despierto en mi cama, sino que no me despierto junto a ti… Para abrazarte y decirte: “Bebé, soñé algo horrible…” esperando que con amor me abraces y me digas: “Pobrecita, bebitina, soñando cosas feas”.

Desde tu partida ese viernes, cada segundo extraño tu sonrisa. Extraño tus ojos verdes, tu tono de voz, tus abrazos y tus besos tímidos. Y el que nos conoció supo cuánto nos amábamos las dos. A matar. “Nobody sees what we see. They’re just hopelessly gazing.” I loved you like XO.

Cada día, surgen preguntas nuevas. Preguntas para las cuales posiblemente nunca tendré respuesta. Porque partiste sin aviso. Te fuiste sin despedirte. Simplemente, dejaste de existir. La vida te arrancó de mi lado, pero yo jamás dejaré que te arranque de mi corazón. Dabas todo por los demás, pero nunca dabas mucho por ti misma.

IMG_9074 copyY fuiste mi primer amor. El amor de mi vida para ser exactos. Sé que nadie me amará como tú lo hiciste. Y yo tampoco amaré a nadie cómo te amé a ti. Como dijeron nuestras amigas cuando nos conocieron: “Se juntaron el hambre con las ganas de comer”.

IMG_0062 copyPodíamos hablar por horas. Podíamos callar por horas. Junto a ti, nada era extraño, nada era ajeno, nada era raro. Me entendías sin yo tener que decirte una sola palabra. Éramos nosotras contra el mundo.

Recuerdo cómo la música nos unía. Recuerdo nuestros viajes a Boquete, donde aprovechábamos el momento para simplemente ser. Aprovechábamos esas horas preciosas para estar juntas, sentir, vivir, respirar, cantar, amar. Tantas canciones que compartimos. Tantas risas, tantos cuentos, tanto amor.

Hoy por hoy, extraño verte llegar a mi casa. Extraño salir del trabajo con ganas de ir a la tuya. Una botella de vinito, unos cigarritos, unas risas, unos besos… Un “buenas noches, bebé”.

Se acaba el año. Viene al año nuevo y solo puedo recordar lo lindo que la pasamos el año nuevo pasado. Un trip de camping, buenos amigos, asados, fuegos artificiales… Fue mágico. Y me quedo con ese recuerdo para este año que viene. Sé que me acompañarás a donde sea que vaya porque de mi corazón jamás saldrás.

Pasarán los años. Y sé que lo harán. Y yo solo miraré al cielo, sentiré la brisa y diré…

Crash into me, baby.

Everything is perfect now.

IMG_4219 copy

Advertisements

3 Replies to “Tú.”

  1. En este año, muchas veces me pasaron cosas por las que pensaba en escribirle, y volví acá, donde está entrada me hace recordarla como ella realmente era.
    Gracias, abrazo.

    1. Saludos, Maru. Un abrazo y me encantaría poder conocerte algún día. Si vinieras a Panamá o si yo fuera a Argentina, sería buenísimo tomarnos un café o una cervecita. Un abrazo para ti también.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s